CREACION DEL DEPARTAMENTO DE ROCHA II

En nuestra nota de ayer reseñamos el proceso gestor del Departamento de Rocha, culminado con la sanción de la Ley del 7 de julio de 1880 y su posterior entrada en vigencia en la fecha prevista en la misma, el 1º de agosto de 1881.

Una rápida mirada por el panorama nacional y departamental de entonces, nos ayudará a captar mejor el real significado de la efeméride que hoy conmemoramos.

La Ley se sanciona bajo la breve presidencia del Dr. Francisco Antonio Vidal, ex-Presidente del Senado, elevado a la Presidencia ante la renuncia del Cnel. Latorre, producida el 13 de marzo de 1880.

El ex-Dictador y luego Presidente, fundaba su decisión en la necesidad de seguir "los dictados de su conciencia y los deberes de su dignidad cívica".

Desde el entonces Ministerio de Guerra, el Cnel. Máximo Santos esperaba, a plazo breve, su turno histórico.

Dentro de ese cuadro político nacía a la vida el nuevo Departamento, con una superficie calculada en 10.324 km2 y una población aproximada a los 20.000 habitantes, de los cuales, aproximadamente, una cuarta parte residía en la que, luego, habría de ser al capital del Departamento.

La entonces Villa de Nuestra Señora de los Remedios, había crecido sensiblemente, en los ochenta años transcurridos entre la fecha de radicación de las familias fundadoras, 1801, y el día de su consagración como ciudad capital.

Dos años antes, 1878, un viajero escribía su opinión sobre Rocha en estos términos: "Cinco o seis mil almas, bastante afirmación comercial, edificios varios, Iglesia a medio acabar, plaza mejor que la San Carlos y peor que la de Minas, habitantes en su mayor parte acomodados y el mejor diario de nuestra campaña. He ahí Rocha con sus elementos, sus vidas y sus progresos".

Si comparamos la nómina de integrantes da la Comisión de Segregación Departamental, con la de familias fundadoras, se advierte la presencia de dignos descendientes de aquella avanzada de progreso; pero, en su mayor número, aparecen los apellidos de familias que fueron sumándose luego a la población de Rocha, atraídas por la posibilidad de progreso que les ofrecía, destacándose, incluso, la presencia de inmigrantes, como el caso del Dr. Lucio Sanz y Sancho, a quien conocimos ya en su respetable ancianidad, que fuera médico destacado y hacendado progresista del Departamento, y que sobrevivió en muchos años, a sus compañeros de Comisión.

Además de la ciudad capital, el Departamento contaba, en el momento de su creación, con otros centros poblados como Castillos, Lascano, fundado cuatro años antes y cuyo centenario se cumplirá 1976, y otros pequeños núcleos poblados que, con el tiempo, se constituirán en pueblos o ciudades.

Eran actividades primordiales de la población, la ganadería( se calculaba en 800.000 cabezas el stock ganadero de entonces) y el comercio, fomentado por una situación de privilegio.

En el aspecto cultural, el departamento contaba con veintiun centros de enseñanza con setecientos alumnos y, caso único en el interior, se publicaban tres diarios y un periódico.

Consagrado el el triunfo del viejo anhelo popular, el pueblo festejó alborozado la conquista, con fiestas que duraron cuatro días: del 25 al 28 de agosto de 1881.

En acto solemne, se dispuso que el expediente relativo a la larga y exitosa gestión "fuera depositado en el Archivo Municipal, para que la presente y las futuras generaciones pudieran conocer el principio de su Historia y los nobles esfuerzos de sus actuales habitantes para elevar la vieja jurisdicción a la categoría de departamento de la República"(textual).

Los plazos fijados para por la Ley de Creación Departamental se cumplieron y el 25 de agosto de 1881, Rocha celebró la efeméride patria teniendo ya su primer Jefe político y de Policía, Don Honorio P. Fajardo, quien designó, inmediatamente, a los Comisarios que habrían de ejercer funciones en las entonces cinco seccionales policiales del Departamento, y que fueron: el Mayor Don Francisco Solari, para Rocha; el Capitán Don Miguel Pereyra, para India Muerta; el Capitán don Ramón Correa, para Lascano; el Mayor Don Benicio Olivera, para Castillos; y el Mayor Don Avelino Alvarez, para Santa Teresa y Chuy. Las primeras autoridades civiles, electas en noviembre del año 1881, fueron: Don Pedro E. Bauzá, como senador; y Hermógenes López Formoso y José Ladislao Terra, como representantes; Vicente M. Piñeiro, Víctor Barrios, Pedro Lapeyre, Laureano Lorenzo y Losada y Julio J. Martínez, integran la primera Junta Económico-Administrativa. La Justicia del nuevo Departamento estuvo a cargo de Felipe Carré y Calzada, como primer Juez Letrado Departamental y de los señores Cecilio Caballero, Benjamín Fernández, Serafín Méndez, Benedicto Lezama y Manuel Lezama, como Jueces de Paz de Rocha, India Muerta, Lascano, Castillos y Chuy, respectivamente. El primer presupuesto anual alcanzó, en 1882, la suma de $ 49.046; con el se costeaban los servicios policiales, la justicia, el gobierno departamental, correos, educación pública y aduanas. ¡Evidentemente, eran otros tiempos!

Acercarse, aún en el recuerdo, a aquellos hechos y a aquellos hombres, es tarea que exige ir con la cabeza descubierta y el corazón inclinado en actitud de respeto.

Los hombres supieron cumplir su destino histórico, como cuadra a una levantada y digna actitud ciudadana, mirando hacia el futuro y sembrando para el porvenir. Lo que Rocha es hoy y lo que puede ser mañana, tiene o tendrá siempre, como impulso inicial, aquella gesta cívica que, en medio de una época cargada de pasiones, plena de dificultades propia de la lenta consolidación institucional del país, supo encontrar los caminos por donde avanzar hacia el progreso, hecha ley y organización administrativa, la voluntad de un pueblo.

Afán y conquista bien valen nuestra gratitud y nuestro compromiso.

 Página principal              Menú anterior